Ayacucho

Para inspirar hacia el bien a las presentes generaciones, exponemos las siguientes biografías de ilustres peruanos de la región Ayacucho:

Luis Guillermo Lumbreras

Nacido en Ayacucho en 1936. Fue un antropólogo.
Obtuvo su Doctorado en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En 1963 retornó a su tierra natal como catedrático de la Universidad San Cristóbal de Huamanga donde fundó la primera Facultad de Ciencias Sociales en el país. Luis Guillermo Lumbreras es reconocido como uno de los arqueólogos más brillantes de Latinoamérica porque impregnó una nueva perspectiva a la arqueología con valiosos aportes, no sólo en el aspecto descriptivo y analítico sino también en el plano teórico de la definición de la arqueología peruana. Lumbreras es el impulsor de una arqueología social con proyección hacia el futuro, donde ésta participa del desarrollo y la integración de la sociedad. “Es un tipo de arqueología que se preocupa por el desarrollo y contribuye a las propuestas de cambio de los países del tercer mundo. Es más participativa, no es sólo la recopilación de datos del pasado”, explicó. Lumbreras señala que la Arqueología Social ha sido reconocida a nivel internacional. “Incluso los europeos y norteamericanos la llaman arqueología social latinoamericana”, aseguró. En la universidad San Marcos, con la colaboración de Pablo Macera y Aníbal Quijano, impulsó la creación de la Facultad de Ciencias Sociales. “Propusimos reunir los institutos de Historia y de Sociología, que pertenecían a la Facultad de Letras y Humanidades, para convertirla en la de Ciencias Sociales”, detalló Lumbreras. Estuvo ligado a San Marcos hasta 1988, año en que dejó la docencia para dedicarle más tiempo a los trabajos de campo. La experiencia profesional de Guillermo Lumbreras no solamente se limita a la cátedra universitaria, pues también ha trabajado en diferentes zonas del Perú realizando importantes investigaciones principalmente en el área de Chavín, Huari y en el altiplano peruano-boliviano. Su obra De los pueblos, culturas y artes del antiguo Perú es un verdadero clásico sobre la arqueología peruana. Otro texto importante de este arqueólogo sanmarquino es Arqueología de la América Andina, escrito en 1981, el cual es una aproximación a una síntesis del desarrollo cultural prehispánico en Latinoamérica.
Lumbreras ha asumido diversos cargos, entre ellos la dirección del Museo Nacional de Arqueología y Antropología en 1973, la presidencia del Museo de Lima (1986). Más adelante fue nombrado consultor de arqueología en la UNESCO para diversos proyectos, en 1994 fue asignado como consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ha sido Profesor Visitante en la Universidad de Bonn, en Alemania, y en la Universidad Superior Politécnica de Guayaquil, en Ecuador.
En reconocimiento a su importante labor como investigador y docente, en 1986 San Marcos le otorgó el título de Profesor Emérito. Con este título en brazos se ausenta del Perú los 10 últimos años, permaneciendo entre España, Alemania y Brasil, en este último país participó en un proyecto de creación de una universidad en Río de Janeiro. Este arqueólogo, que supo otorgarle el sitial que se merecen el Perú y San Marcos, ha recibido muchos premios, entre ellos el Premio Nacional de Cultura (1970) y el Premio Humboldt de Investigación Científica del mismo año.


Felipe Huamán Poma de Ayala

Nació en San Cristóbal de Suntuntu – Ayacucho en 1534. Fue un cronista indígena de la época del virreinato del Perú.
Se crió con los españoles, por lo que él se consideraba de origen latino. Fue desterrado dos veces, una por el corregidor de Huamanga en el año 1600 y otra por el corregidor de Lucanas hacia el año 1606 (según otras fuentes en 1608). Gracias a algunos documentos del siglo XVI, se conoce que Guamán Poma sirvió como traductor del quechua para funcionarios coloniales durante la década de 1560-70. Entre los funcionarios para los que trabajó Guamán Poma estuvieron el oidor Alberto de Acuña, conocido como el «Abogado General de los Indios» y nombrado por el virrey García Hurtado de Mendoza en 1589, también sirvió de traductor al oidor Pedro Arteaga Mendiola en la visita a las minas de Huancavelica en 1588. Estuvo al servicio de don Juan Pérez de Gamboa, corregidor de Huancavelica y luego visitador de las tierras del Cusco, Huamanga, Huancavelica, Vilcabamba, Castrovirreyna y Jauja en 1587.
La gran obra de Guamán Poma es El Primer nueva coronica y buen gobierno, un documento de 1189 páginas. Su libro sigue siendo la más larga crítica sostenida sobre el dominio colonial español producido por un súbdito indígena durante el periodo colonial.
Escrita entre 1600 y 1615 y dedicada al rey Felipe III de España, la Corónica describe las injusticias del régimen colonial y sostiene que los españoles fueron colonos extranjeros en el Perú. «Es nuestro país», dijo, «porque Dios nos lo ha dado a nosotros». El rey nunca recibió el documento. El manuscrito de la «Corónica» se ha mantenido en la Biblioteca Real de Dinamarca, al menos desde principios de los años 1660, aunque solo se hizo público en 1908, cuando fue descubierto por el erudito alemán Richard Pietschmann. Una edición retocada fue producida en París en 1936, por Paul Rivet. En 1980, una transcripción crítica del libro, basado en la autopsia del manuscrito más que en el facsímil de 1936, fue publicado por John Murra y Rolena Adorno, (con la colaboración de Jorge Urioste) bajo el título Felipe Guamán Poma de Ayala, Nueva Crónica y Buen gobierno (México D.F.: Siglo XXI). Un facsímil digital de alta calidad del manuscrito original fue publicado en línea en 2011 por la Biblioteca Real Danesa, con Rolena Adorno como editor académico.


Francisco Porfirio Meneses Lazon

Nació en Huanta el 30 de octubre de 1915. Fue un autor quechua que produjo literatura en quechua ayacuchano y español.
Desde 1941 estudió letras, derecho, economía y educación en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima, pero sólo en 1979 se licenció en lengua y literatura. Escribió en castellano muchos cuentos sobre la cultura andina, entre ellos “Cholerias” (1946), “Campos Marchitos” (1948), por lo cual ganó el Primer Premio en Narración, “El Hombrecillo Oscuro y otros cuentos” (1954), “Cuentos Peruanos”, “Cholerias 2”, “Huanta en la Cultura” (1974), “Solo un camino tiene el río” (1975). En 1954 publicó la obra teatral “La Princesa del mar”. En quechua se expresó sobre todo en sus poemas, dentro de los cuales destacan el poemario Suyaypa llaqtan “País de la esperanza” (1988) y Yana kachapurikuna, una traducción al quechua del poemario “Los heraldos negros” de César Vallejo (1997). En su libro de seis cuentos quechuas Achikyay willaykuna “Cuentos del amanecer” (1998) habla de la sociedad de Huanta en el tiempo de su juventud. Estos cuentos fueron traducidos al francés por César Itier y publicados en 2001 bajo el título de “Contes du lever du jour”.
El dramaturgo peruano, Juan Saavedra, cuenta que en un congreso de Arequipa, José María Arguedas daba una conferencia sobre el Indigenismo, cuando repentinamente se oyó una voz entre el público: “Mentira los indígenas también saben reír, saben jugar. No todo es nostalgia”. Era Porfirio Meneses Lazón que corregía la visión triste que Arguedas pontificaba del mundo andino.
Por su obra recibió entre otros el Primer Premio de Cuento en el concurso convocado por la revista “Cuadernos” de París (Francia, 1965), el Premio Nacional “Ricardo Palma” del Ministerio de Educación (1965), el Primer Premio de Producción Intelectual convocado por la universidad Federico Villarreal en 1995, el Primer Premio en el Primer Concurso de Literatura Quechua convocado a nivel nacional por la misma universidad en 1998.


Recaredo Perez-Palma Valdivia

Nació en la Esmeralda el 22 de enero de 1893. Fue abogado.
Fue una de las inteligencias más brillantes de Huanta, gran investigador de nuestra historia nacional y de la cultura andina. Con el lenguaje de nuestro tiempo, diríamos que fue un excelente antropólogo que estudió profundamente las creencias religiosas, la organización del ayllu, el matrimonio, los mitos, el totemismo y otros aspectos de la vida cotidiana de los pueblos andinos, todo lo cual constituye la esencia de nuestra nacionalidad.
Sus padres fueron don Máximo Pérez Palma y doña Virginia Valdivia. Sus hermanos fueron Máximo, Teodosio y Juan Gualberto (el recordado Regente del Colegio “Vigil”). El doctor Recaredo estudió la Primaria en la Escuela Parroquial. La Secundaria la hizo en el Colegio “San Ramón” de Huamanga, donde obtuvo el Premio de Excelencia. Posteriormente, ingresó en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas de la Universidad de “San Marcos”. En 1918 optó el grado de Bachiller en Letras con el trabajo titulado “Evolución mítica en el Imperio del Tahuantinsityo”. Dos años después, se graduó como Bachiller en Jurisprudencia con la tesis “Matrimonio Incaico”. Ambos trabajos causaron admiración en el ambiente académico. El historiador Jorge Guillermo Leguía lo comparó con grandes peruanos como José Antonio Encinas. En 1922 se recibió como Abogado.
Ejerció su profesión con mucho acierto y con respeto profundo de la justicia, tanto en Huanta como en Ayacucho. Dirigió varias instituciones, como la Beneficencia Pública y el “Club Nueve de diciembre”. Siempre al lado de las causas justas, escribió en revistas de la capital, como “Mundial”, “Variedades” y “Studium”. Como hombre identificado con los problemas del pueblo humilde y explotado, escribió diversos artículos en los diarios “El Progreso”, de Huanta, y “La Patria”, de Huamanga, utilizando los seudónimos de “Sallcca Mayhua”y “Tucuy Ricocc “.
Hoy, una avenida principal de la ciudad de Huanta y el Salón de Actos de la Municipalidad Provincial llevan su nombre para perennizar su recuerdo.


Luis Alberto Pawcar Tomaylla

Nació en la Huamanga el 9 de diciembre de 1978. Es maestro en psicolinguista y especialista en la lengua quechua.
Fue una de las lumbres más importantes que del mundo quechua que permitió reforzar el rescate de la lengua ancestral Inca, habiendo difundido el idioma en cursos y programas académicos en más de 100 mil personas en el Perú y el Mundo. De sangre noble Inca estudio derecho en la Universidad Nacional de Huamanga y psicología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos – Decana de América. Publicó diccionarios y libros de quechua con respaldo y apoyo de importante instituciones como el Congreso de la República del Perú que se sirven de referencia para capitalizar y valorar la lengua y la cultura quechua. Promotor del primer Diplomado Gratuito Internacional de Quechua.
Su importante trabajo educativo y cultura fue reconocido por la American Pontifical Catholic University de los Estados Unidos de América.